Davos Men

Un reportero en la montaña mágica

Cómo la élite económica de Davos hundió el mundo

Andy Robinson

 "Davos, la lujosa estación de esquí donde cada mes de enero se reúne la élite económica mundial es el perfecto mirador desde el que contemplar las contradicciones grotescas de la crisis actual"

"Durante muchos años, Bono, la estrella de rock irlandés y abanderado de buenas causas globales, había sido la válvula de escape principal en Davos por donde emanaban los enormes borbotones de espuma subversiva que se acumulaban en la sociedad del 1 el 99%. Bono era el icono perfecto para aquella mezcla tan esencialmente WEF de multimillonarios de Forbes, Hard Rock Café y misiones humanitarias a Somalia. Él hacía su networking en el bar del Global Village con barba de dos días, gafas del sol Armani y pantalones negros de cuero. Era una vestimenta extraña para codearte con banqueros de Wall Street en sus trajes Brooks Brothers, jeques del petróleo en chilabas de Harrods y consejeros delegados en pantalones chinos color beis y camisas de cuello de botones. Pero la fórmula de Bono, el Rasputín medio afeitado de los zares de Davos, era exactamente ésa: la riqueza más obscena prodría ser conjurada mediante su poderes mágicos y convertida en ejemplo de altruismo y conciencia limpia con un simples donativo a su Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, Tuberculosis y la Malaria en África."